Martes, 16 de enero de 2018

La revolución industrial dejo grandes inovaciones en la sociedad en cuanto a lo tecnologico, sus avances sirvieron de base para que hoy seamos la sociedad que hemos formado.

Del canal de Suez al gran pantano del Colorado, pasando por el Golden Gate y el puente de las cataratas Victoria
Xavier Valls Jueves, 7 de diciembre de 2017

1. Puente de Iron Bridge (Gran Bretaña)


Considerado en Inglaterra una auténtica joya de la arqueología de la revolución industrial, el Iron Bridge se llama sencillamente así porque fue el primer puente de hierro fundido de la historia. Está situado, no por casualidad, muy cerca de la localidad de Coalbrookdale, donde 1709 Abraham Darby inventó el proceso de fusión del hierro sustituyendo carbón vegetal con el carbón de coque de origen mineral, la técnica que permitió la obtención de hierro fundido abundante a bajo precio.

378 toneladas de hierro
El puente cruza el río Severn a la altura de la llamada garganta de Ironbridge y tiene 60 metros de longitud. Las estructuras de hierro que lo integran fueron fabricadas por Abraham Darby III (nieto de Abraham Darby), el entonces propietario de la fundición Darby.

Para construir el puente fueron necesarios 378 toneladas de hierro, que exigieron tres meses de producción ininterrumpida. En las cercanías del puente (núcleos de Ironbridge, Coalbrookdale, Jackfield o Broseley) hay varios museos que conforman la red Ironbridge Gorge Museums y que conservan algunos centros de producción industriales de finales del siglo XVIII. Del área de Ironbridge, los ingleses lo llaman Birthplace of industry..


2. Faro de Bell Rock (Escocia)

Los marineros que surcaban las indómitas aguas escocesas del mar del Norte vieron la luz cuando, a principios del siglo XIX, se levantó el faro de Bell Rock sobre una célebre roca asesina. La masa rocosa, en medio del mar, había originado incontables naufragios, y decían 'bello rock' porque -dice la leyenda- el abad de la abadía de Abroath había clavado una campana para alertar del peligro. La 'bello rock' quedaba sumergida dos veces al día, a veces hasta cerca de cinco metros, circunstancia que sólo dejaba trabajar unas pocas horas por jornada, durante la marea baja.

El faro más antiguo del mundo
Esto hizo de su construcción un reto aún más difícil que el faro de Eddystone, cincuenta años anterior y que lo inspiró. Las más de 2.500 piedras que se utilizaron se colocaron usando innovadoras técnicas industriales, tales como el encaje de piedras cortadas irregularmente y la sujeción de los bloques con clavijas.

Esta maravilla de la ingeniería del siglo XIX estuvo habitada hasta el año 1988 y disponía de una escalera de caracol, almacenes, cocina, comedor, biblioteca, sala de luces y balcón. Hoy, la torre de piedra blanca del faro sigue aguantando las acometidas del mar del Norte. Es el faro construido dentro del mar más antiguo del mundo.


3. Canal de Suez (Egipto)


Impulsado por el francés Ferdinand-Marie de Lesseps, este canal artificial acortó enormemente la ruta marítima entre Europa y Asia y comportó grandes ventajas comerciales. Su construcción, sin embargo, no fue fácil. Para enlazar las aguas del Mediterráneo y el Mar Rojo, había que abrir muchos kilómetros de camino al istmo de Suez (Egipto), completamente desértico. La obra se empezó a golpe de músculo con trabajadores egipcios y, de hecho, en 1860 hubo un pedido en Francia de 50.000 picos y palas. No fue hasta más tarde, en 1863, que la adaptación de los inventos de la Revolución Industrial dotó a los impulsores de la obra de la tecnología necesaria para hacer el trabajo más fácil y rápida.

Del Mediterráneo al mar Rojo
La invención de la máquina de vapor encontró en el siglo XIX múltiples aplicaciones. La mecanización de los trabajos en el istmo (dragas excavadoras, dragas de succión o dragas para romper las rocas) dio unos rendimientos desconocidos hasta ese momento y permitió ahorrar mucha mano de obra. El desarrollo del proyecto tuvo como escenario de fondo la disputa entre las potencias coloniales europeas y el conflicto entre árabes e israelíes por el control de la infraestructura. Nasser, jefe de estado egipcio, nacionalizó el canal en 1956.


4. Puente de las cataratas Victoria (frontera entre Zambia y Zimbabwe)


Como otros inventos, el tren de vapor viajó desde Inglaterra hacia el resto del mundo de la mano del imperio Británico. Así, fue en África donde el camino de hierro comenzó a adentrarse por el continente partiendo de las colonias británicas. Desde Sudáfrica llegó hasta las cataratas Victoria, donde se hizo el célebre puente de hierro que se convertiría en símbolo de la llegada de la modernidad en el corazón del continente.

Aunque sorprende que en 1905 se pudiera llevar a cabo, en un punto tan alejado, una estructura de acero de casi 200 metros de longitud para el paso del ferrocarril sobre la Segunda Garganta de las cascadas. El puente entero, de hecho, tuvo que ser construido a la madre patria industrial y fue trasladado a piezas desde los talleres de Darlington (noreste de Inglaterra) hasta África en barco.

Conexión con Europa
El empuje en su construcción era consecuencia de que formaba parte del sueño del 'Cape to Cairo Railway', un proyecto ferroviario megalómano de Cecil Rhodes que tenía que atravesar el continente africano de sur a norte -conectado todas las posesiones británicas- y que no se llegó a hacer realidad. El puente fue durante muchos años la única conexión rápida entre las tierras del norte del río Zambezi y África austral y Europa. Hoy, todavía hace de frontera entre Zambia y Zimbabwe.

5. Edificio Chrysler (Nueva York)

Durante las primeras décadas del siglo XX, en plena efervescencia de la industrialización en Estados Unidos, los avances de la técnica -como el ascensor, imprescindible! - permitieron edificar a gran altura. Las compañías más poderosas vieron una oportunidad de hacer alarde de su crecimiento económico. El edificio Chrysler, un inmueble de oficinas y pisos de alquiler, ha quedado para siempre como un bello recuerdo de este periodo de la historia de Nueva York. El techo del vestíbulo, por ejemplo, está decorado con un gran mural con imágenes que representan los transportes, la energía y la idea de técnica del progreso propia de la época.

Representación de la técnica y el progreso
El impulsor del proyecto, Walter Percy Chrysler, quería dejar claro que se trataba del edificio de un fabricante de coches, así que se preocupó de que el exterior del edificio incluyera elementos distintivos de vehículos, como las cubiertas los radiadores y los tapacubos que llevaban los automóviles de la Chrysler en aquella época.

El edificio es un icono internacional del estilo art déco y el aspecto ornamental que más llama la atención es la cúpula de siete pisos, decorada con arcos escalonados y ventanas similares a las de un desván. Este rascacielos fue la construcción más alta del mundo hasta que el Empire State Building el superó un año más tarde, en 1931.


Publicado por carlos920807 @ 20:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios