S?bado, 09 de diciembre de 2017

Hay muchas formas de conocer o acercarte a la vida de una ciudad. Los viajes de trabajo pueden ser una oportunidad de conocer lugares que a priori no entrarían en el típico plan turístico y que pueden depararnos agradables sorpresas.

Cuando fuimos a Viena, pensamos en la posibilidad de encontrar un hueco para ir a la ópera, visitar la sede de la secesión vienesa o alguno de sus palacios barrocos. Lo que nunca imaginé es que en esa ciudad se encontraba la segunda bodega mejor abastecida del mundo y que ibamos a visitarla.

La colección se encuentra en los subterráneos del PALAIS COBURG, en el mismo centro de Viena. El palacio fue construido por un príncipe bávaro en el S.XIX sobre las murallas de un antiguo bastión levantado en el S.XVI para hacer frente a los ataques del imperio turco. Las antiguas murallas pasaron a formar parte de los subterráneos del palacio y ahora atesoran una colección de 60.000 botellas valoradas en 25 millones de euros(más de 400€ de media por botella )

A mí en principio la visita no me hacía mucha ilusión: No soy una experta en vinos, aunque colecciono Vintages de Porto y estoy acostumbrada al Dom Pérignon (eran los años dorados de la construcción… ) no tengo ni idea de vinos franceses, no sé distinguir el valor de cada añada, nunca me he planteado comprarme un PETRVS y hasta esta visita no había oído hablar del CHÂTEAU D´ YQUEM. Mis compañeros de viaje SI, y fue  a través de sus miradas y  reacciones como entendí que estaba ante una auténtica cueva del tesoro que albergaba joyas con 4 siglos de historia a sus espaldas, botellas únicas y rarezas  codiciadas por coleccionistas de todo el mundo que solo se pueden conseguir en las subastas de las casas más prestigiosas (había muchas cajas con referencias de Sotheby´s )

Actualmente el Palais Coburg es un hotel de lujo en el centro de Viena con una intensa actividad cultural. Tras tomar unos aperitivos (si se puede llamar así a algo que tomas después de acabar de comer) en su majestuoso vestíbulo comenzó la visita guiada exclusiva para nuestro pequeño grupo.

La bodega está organizada en torno a seis cámaras temáticas que van acomodándose a los muros preexistentes, cada una con una estética y diseño diferentes.

-BODEGA CHÂTEAU D´ YQEM:

Para los profanos en vinos, como yo, os cuento que es un vino tan especial que en la clasificación oficial de vinos de Burdeos ocupa una categoría en exclusiva: es el único Premier Cru Supérieur y según la wikipedia es uno de los caldos favoritos de Hannibal Lecter, reconocido psicópata de gustos sibaritas. En el Palais Coburg  tienen muchas botellas, pero no nos dieron a probar ninguna …

-VINOS DEL VIEJO MUNDO:

Estamos en Austria y su “viejo mundo” se refiere a Alemania, Austria, Suiza  e Italia (Seré rarita pero  se me ocurre una denominación común más acertada para estos 4 países… )

Esta cámara fue la más me gustó en cuanto a diseño y organización. Todas las estanterías son de vidrio estructural, lo que provoca una curiosa sensación de estar inmerso en un mar de botellas. Aquí nos dieron a probar un Riesling austriaco que me gustó mucho pero no recuerdo el nombre. El Riesling es uno de mis vinos favoritos desde que lo descubrimos en un viaje a Alemania hace unos años y este era mucho más delicado y aromático que los que probamos allí (seguro que también mucho más caro)

-VINOS DEL NUEVO MUNDO:

Diseñada como si se tratara de la bodega de una antigua embarcacióncon timón de botellas incluido fue la que menos me gustó por su diseño tematizado.

En la visita nos explicaron que aquí guardan los vinos australianos y del continente americano y que por eso tenía forma de barco. En un primer vistazo a las estanterías descubrí una selección de botellas de Vega Sicilia y en el segundo mi obsesión: los Oporto Vintage. El guía-sumiller  vio mi expresión de extrañeza y encogiéndose de hombros dijo que no les cabían en otro sitio.

Consultando en la web del Palais Coburg explican que los vinos portugueses y españoles se ubican aquí como un homenaje a los grandes conquistadores. Eso ya me gusta más…

-BODEGA DE LOS VINOS FRANCESES:

Una auténtica cámara del tesoro. Paredes de ladrillo cara vista y estética clásica en esta bodega donde lo exclusivo de la colección raya la ostentación: botellas de Petrvs y Château da Haut Brion de todas las añadas del siglo perfectamente ordenadas, montones de cajas de vinos de Burdeos muchas recién llegadas de casas de subastas…En esta sala a mis compañeros de viaje se les salían los ojos de las orbitas, babeaban, les entraba la risa floja…un espectáculo y es que una sola de las 30.000 botellas que guardan allí equivale al sueldo de meses para la mayoría.

-BODEGA DEL CHAMPAGNE

Está situada en la antigua cámara de hielo del palacio que tiene una temperatura constante de 10 grados. En esta pequeña sala se guardan los mejores champagnes del mundo con una presencia apabullante del Dom Pérignon en sus distintas variedades.

Guardo muy buen recuerdo de esta visita que recomiendo especialmente a sibaritas y amantes del buen vino. Desde 59€/persona se puede contratar una visita para grupos con cata incluida y vivir una experiencia VIP.


Publicado por carlos920807 @ 14:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios